¿Qué harías si no tuvieras que preocuparte por el dinero?

Hace unos días terminé de leer “La semana laboral de 4 horas” de Timothy Ferris (The 4-Hour Workweek), un libro que llega a mí unos 14 años más tarde de ser publicado (2007) y con el que estuve muy en resonancia en la mayoría de los capítulos.

Con un estilo desafiante y provocador, Tim me invitó a una reflexión profunda sobre dónde estoy y dónde quiero estar en mi vida, a tráves de un relato mayormente en primera persona sobre sus propias experiencias, aciertos, desaciertos y decisiones que fue tomando para alcanzar un estilo de vida con foco en el disfrute, el placer y el uso del tiempo a conciencia.

En este breve texto me gustaría plasmar las ideas que me resultaron más interesantes y que me permitieron observar(me) mi relación con el tiempo, el trabajo, el dinero, la productividad, el mundo, las personas, y más.

DEAL (Definición — Eliminación — Automatización — Liberación)

El libro ser organiza dentro de estos 4 pasos: Definición, Eliminación, Automatización y Liberación, que Tim propone como aquellos que el fue caminando para alcanzar un estilo de vida que llama 4WW — 4 hour Workweek (Semana laboral de 4 horas), donde dedica sólo 4 horas semanalas al trabajo (“no hace falta trabajar más” enfatiza) y el resto del tiempo a actividades que disfruta y que siempre soñó experienciar, como bailar tango, aprender idiomas, viajar por el mundo, aprender artes marciales, idiomas y otras tantas más.

Primer paso: Definición

“¿Qué harías si no tuvieras que preocuparte por el dinero?”

Se pregunta y nos pregunta el autor para empezar el viaje hacia nuestros sueños y deseos postergados. Nos invita a diseñar un par de líneas de tiempo de 6 y 12 meses en las que podamos plasmar qué nos gustaría Ser, Tener y Hacer para luego ubicar esos sueños en el tiempo y cuantificar con dinero, calcular costos e ingresos que necesitaríamos generar para lograrlos. Dejando que emerjan los deseos, sin excusas ni juicios.

También nos invita a reflexionar sobre aquellas actividades que actualmente hacemos para llenar el vacío y el miedo que nos genera “no hacer nada” en un mundo que nos propone como estandar “mantenernos haciendo tareas sean importantes o no (eficiencia), sin tomar conciencia de cuánto nos acerca a nuestros objetivos (eficacia)”, o como también lo llama “trabajar por trabajar” (W4W — Work for Work).

Segundo paso: Eliminación

“Estar sobrecargado es, a menudo, tan improductivo como no hacer nada, y bastante más displacentero”

En este capítulo la invitación es a que tomemos conciencia de aquellas tareas y relaciones que nos quitan foco, nos alejan de nuestros sueños, objetivos y deseos, o simplemente no disfrutamos hacer para luego, como el nombre del capítulo lo indica, eliminarlas.

Pone en tensión varias situaciones, que para muchas personas (me incluyo) están normalizadas, principalmente en el ámbito laboral, y que atentan contra nuestro foco, efectividad, uso del tiempo, energía y bienestar. Algunos ejemplos son:

  • el horario laboral de 9 a 17hs (o 18hs)
  • revisar el correo electrónico constantemente
  • ocupar el tiempo con tareas inventadas que nos alejan de lo importante
  • la falta de priorización que puede devenir en multitasking
  • el micromanagement: convirtiendonos en los cuellos de botella de la resolución de conflictos
  • leer las noticias y los medios de comunicación permanentemente
  • las constantes interrupciones y distracciones

Tercer paso: Automatización

“Mientras las personas que emprenden tienen problemas automatizando, por el temor de perder el control; quienes son empleadas se les hace más dificil la liberación, porque temen tomar el control”

Este capítulo gira alrededor de la idea de “quitarnos de la ecuación” y pensar de manera que podamos escalar nuestras estructuras de negocio, en pos de sistematizar lo que ofrecemos/vendemos y ocupar nuestro tiempo con aquellas actividades que disfrutamos y nos acercan a nuestros sueños, deseos y objetivos. Ya en este punto me resultó clave reconectar con mis sueños postergados, que revisité en el primer paso de Definición.

Para Tim “el nuevo mantra es trabajar desde el lugar en el que quieras estar y tener tu trabajo terminado” enfatizando la idea de alejarnos de las oficinas, los horarios fijados y automatizando los procesos que nos faciliten y aceleren tener nuestro trabajo listo.

Cuarto paso: Liberación

“Nacimiento de los mini-retiros y la muerte de las vacaciones”

En la búsqueda por generar una estructura de procesos automatizados que nos generen ingresos, ya sea vendiendo nuestros productos, ofreciendo servicios u otras ideas que el autor desarrolla en este capítulo, la invitación es a disfrutrar de lo que denomina los mini-retiros.

La idea es que nos animemos a ser vagabundos por el mundo, que elijamos dónde nos gustaría relocalizarnos por los siguientes 6 meses y vivir nuevas experiencias en ese lugar. Luego decidir si volver a nuestro lugar de residencia o movernos a otro nuevo destino, ya que a esta altura, y con el viento a nuestro favor, podríamos estar ocupando el tiempo en tareas que disfrutamos alineadas con nuestros sueños.

Otro concepto que rescato de esta capítulo es la idea de “bajar un cambio”, ya que lo relaciono con el movimiento Slow. Hacer silencio para poder observar(nos) en perspectiva y volver a conectar con nuestros deseos, con las personas que nos hacen bien, con las actividades que disfrutamos hacer y con las cosas que en verdad necesitamos, para poder sentirnos en bienestar.

Para finalizar

Me pareció un libro atrapante, que me permitió hacerme algunas preguntas que no me estaba haciendo y me acercó a un estilo de vida que vengo imaginando, y de alguna manera, construyendo.

Creo que esta propuesta puede ser de utilidad para personas que están emprendiendo o iniciando este desafiante camino en el que buscamos alinear e integrar nuestros deseos, valores, bienestar, salud, relaciones de calidad, dinero, finanzas y familia. Un camino que vengo recorriendo hace casi dos años y en el que encuentro incertidumbre, aciertos, desaciertos, dudas, y que pese a eso sigo eligiendo transitar a diario.

Siento que Tim, y varios de los testimonios que recopila, ponen sobre la mesa experiencias de vida y preguntas que podemos elegir, o no, que nos interpelen y, sin ánimos de compararnos, adaptar eso, que vaya emerjiendo durante la lectura, a nuestros propios contextos de vida.

Así que si algo de este brevísimo resumen enciende alguna mínima inquietud o curiosidad en vos te recomiendo ampliamente adentrarte en “La semana laboral de 4 horas” y, si querés, luego me cuentes qué te pareció. También, si ya lo leiste y querés sumar tu mirada en los comentarios, me va a encantar conocerla y seguir aprendiendo en comunidad.

Digital Facilitator 🚀 & Diversity Advocate 🌈

Digital Facilitator 🚀 & Diversity Advocate 🌈